Páginas

ESPACIOS PARROQUIALES DE ORACIÓN...

Junto a los espacios de celebración de la eucaristía, en nuestra comunidad también se ofrecen otros momentos de oración, que son llamada constante al encuentro con el Señor. En efecto, una comunidad cristiana crece, entre otras cosas, por los momentos en los que cada cristiano y cristiana se encuentran personalmente con su Señor, pero también por aquellos en los que comparte su oración con los otros. Te presentamos esos espacios habituales que nuestra parroquia ofrece. Todos están abiertos a cualquier persona que desee participar. 

    Rosario de Fátima: Ofrece un tiempo semanal para orar con la devoción del Rosario de un modo más pausado. Nos introduce en los misterios de la vida de Jesús, acompañados por la oración a su madre. El grupo del Rosario de Fátima se reúne para esta oración todos los sábados de 18.30 h a 19.30 h en el templo de El Salvador. Algunos de sus miembros se encargan, además, de animar el rezo del rosario media hora antes de la eucaristía de los lunes, martes, jueves y viernes.
   
    Oración por las vocaciones: Se trata de un espacio de oración con Exposición del Santísimo. En él oramos al Padre por todas las vocaciones a la vida cristiana, de un modo especial por las vocaciones consagradas. Este espacio lo tenemos todos los viernes de 18.30 h a 19.30 h. Una vez al mes, en este espacio, la dinámica de la oración es llevada por el grupo de la Adoración Nocturna de la parroquia. E, igualmente, alguno de los viernes del mes se dedica a un encuentro del taller de oración que explicamos a continuación.
   
   Escuela/Taller de oración. Su propósito es introducir en diferentes modalidades de oración. Ofrece, por tanto, recursos que ayuden al cristiano en la oración personal. Los encuentros tienen una cierta independencia por lo que podemos incorporarnos en este camino cuando deseemos, aunque la continuidad es una gran ayuda. No se trata, evidentemente, de «encuentros teóricos». Cada espacio incluye una pequeña introducción y un tiempo de práctica de oración personal. En este curso se ofrecerá en un ritmo quincenal. Un viernes al mes de 18.30 a 19.30 h y un jueves al mes de 20.00-21.00 h. A partir del curso 2019-2020, está pensado como una oración guiada que animarán laicos de la comunidad que han participado de estos espacios desde el año 2012 que se introdujeron por primera vez en la parroquia. 


    Otros Encuentros parroquiales de oración. Desde hace ya varios años se han ido potenciando otros espacios comunitarios de oración. Su función es también favorecer momentos de encuentro entre los distintos grupos de la Parroquia y todas aquellas personas que se quieran unir. Están orientados a vivir momentos «diferentes» de oración pausada como comunidad cristiana. Se incluyen en ellos: Hora Santa en la Festividad de Nuestra Señora de la Luz; Encuentro de Oración de Adviento (en ocasiones, Vigilia de la Inmaculada); Vigilia de Fin de Año; Vigilia de Oración por la Unidad de los Cristianos; Encuentro de Oración de Cuaresma; Horas Santas del Jueves y Viernes Santos; Encuentro de Oración de Pascua y Vigilia de Pentecostés; Encuentro de Oración en la Festividad del Sagrado Corazón. 

Retiros y Ejercicios Espirituales. Desde el curso 2018-2019, se han introducido en la vida de la comunidad otras jornadas más amplias de oración. En concreto, un día de retiro al inicio de curso y un fin de semana de Ejercicios Espirituales en el periodo de verano. Su objetivo es continuar introduciendo a los miembros de la parroquia en experiencias de silencio más "pretenciosas". Durante el curso 2019-2020, intentaremos completar esta oferta con otras dos iniciativas: una tanda de Ejercicios Espirituales de 5 días de silencio y experiencias de acompañamiento personalizado de Ejercicios Espirituales en la Vida Ordinaria para personas que lo soliciten.  

Durante el curso 2019-2020, se introduce un nuevo espacio de oración al que hemos denominado El Rincón de la oración. Quiere ser una sencilla experiencia de silencio. Cada miércoles de 20.15 h a 21.15 h, la iglesia permanecerá abierta para acoger a quien desee permanecer un rato de silencio en ella. Cada persona decidirá el tiempo que desea dedicar. No habrá un inicio ni un final de la oración. Eso lo marcará cada orante. Además, como signo de la oración, un baúl recogerá las intenciones que cada uno quiera presentar a la intercesión de la parroquia, tanto en ese momento de oración como en otros espacios de la misma.